Una ida a Tokyo, por favor

Una ida a Tokyo, por favor
Si entras en La Casa de las Hojas Azules, puedes encontrar cualquier cosa. Cualquier cosa.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Ciudad de los hombres

Título Original: Cidade dos Homens
Año: 2007
Duración: 110 min.
País: Brasil
Director: Paulo Morelli
Guión: Paulo Morelli, Elena Soarez
Música: Antonio Pinto
Fotografía: Adriano Goldman
Reparto: Douglas Silva, Darlan Cunha, Jonathan Haagensen, Rodrigo dos Santos, Camila Monteiro, Naima Silva, Eduardo 'BR' Piranha, Luciano Vidigal, Pedro Henrique
Productora: Fox Filmes do Brasil / Globo Filmes / O2 Filmes
Web oficial: http://www.cidadedoshomens.com.br/
Género: Drama. Thriller
Sinopsis: Producida por Fernando Meirelles (Ciudad de Dios, 2002) narra la historia de Acerola (Douglas Silva) y Laranjinha (Darlan Cunha), dos amigos adolescentes que se han convertido prácticamente en hermanos en medio de un mundo marcado por la violencia y las bandas callejeras. Laranjinha irá en busca de su padre, al que no conoce, mientras Acerola trata de educar a su propio hijo. Sin embargo, la guerra de bandas pondrá a prueba su antigua amistad y amenazará con sacar a la luz secretos del pasado.

Crítica:
He tenido la oportunidad de pasarme por el Festival de Cine de Gijón un par de veces (sólo un par debido a los exámenes, pero es una gozada que las entradas cuesten 3,50€) y he escogido bien, ya que según la crítica y los espectadores, ésta es una de las mejores películas de todo el Festival. Del productor de Ciudad de Dios, nos llega esta maravillosa película que cuenta cómo es la vida en las favelas brasileñas.
Dos chavales, uno con un hijo y otro buscando a su padre desaparecido, hacen que su amistad vaya por encima de todo, a pesar de que cada uno pertenece a un bando distinto, y entre discusiones y tiros, violencia y más violencia, se ayudan mutuamente para terminar con esa situación.
Afortunadamente, ésto cada vez pasa menos, y estamos avanzando en cuanto al tema de las favelas. Ese es el motivo de la realización de la película.


Los actores, todos correctos; técnicamente está casi perfecta; el escenario es magnífico, y a medida que la ves te embriaga una sensación de calor que tiene que ver con su genial fotografía de colores cálidos y a menudo oscuros.
En definitiva, una película que, simplemente, hay que ver.
Nota: 8