Una ida a Tokyo, por favor

Una ida a Tokyo, por favor
Si entras en La Casa de las Hojas Azules, puedes encontrar cualquier cosa. Cualquier cosa.

viernes, 30 de noviembre de 2007

ROBERT RODRÍGUEZ, AL PARO

Chicos y chicas... una mala noticia...

Universal Pictures ha borrado el nombre de Robert Rodríguez como director del remake de Barbarella por el empeño del texano porque su novia, Rose McGowan, interpretara el papel de Jane Fonda y por sus exageradas exigencias de presupuesto -más de 100 millones de dólares-. Los productores (entre los que está Dino De Laurentiis, quien produjo la cinta original) ya están buscando otro realizador y otra protagonista.

Yo pienso que son gilipollas, pero Robert debería dejar de obsesionarse tanto con la Rose que existen muchas más actrices que ella. Y eso que a mí me gusta mucho, pero joder, porque sea su novia la va a meter en todas las películas que él haga??? Y ya les vale a los otros, que es Robert Rodríguez, joder, yo estaba ilusionada con este remake :'(.
¿Qué opináis vosotros?

martes, 27 de noviembre de 2007

Mis vídeos de Tarantino y Kubrick

Este es un vídeo sobre las películas de Tarantino que he hecho yo misma, jeje.
No soy una experta en esto de los vídeos pero espero que os guste.
Espero también que me disculpéis por no haber podido poner Reservoir Dogs, ya que no la tenía en Divx.
Y nada, más... Lo dicho, un beso a todos!!





Actualización 1:
Aquí os dejo un vídeo que también he hecho yo de Stanley Kubrick. No he puesto todas sus películas, porque todas no las he visto, obviamente xD.
Bueno, que lo disfrutéis, bye!!




Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!!

domingo, 25 de noviembre de 2007

El águila y el pastor

Domingo de relato ;)

Un águila seguía siempre al rebaño. Su grito resonaba en todo el ámbito azul del día; las ovejas se paraban mirándola; a veces volaba tan terrera* que se sentía el ruido de sus plumas y de su pico, y toda su sombra pasaba por los vellones de las reses.
Tendíase el pastor encima de la grama; y se apretaba el ganado contra el peñascal del resistero. Todo el hondo era de sol: labranza roja, árboles tiernos, huertas cerradas, caseríos como escombros, caminos hundidos en el horizonte de humo...
El pastor pensó: "Veo más mundo del que podré caminar en mi vida, y él no me ve; si ahora viniese el hijo del amo, y yo lo despeñara, nadie lo sabría, estando delante de tanta tierra".
Se revolvía muy contento, hundiendo la nuca en el herbazal; pero le roía la frente una inquietud como de párpado que quiere abrirse, y alzaba los ojos. Agarrada a las esquinas de un tajo, doblándose toda, le miraba el águila. El pastor botaba, y maldecía, y apuñazaba* el aire como un poseído. Crujía su honda, y zumbaba su cayado. Y el águila se iba elevando.
Cuando se acostaba en la besana* la sombra del monte, el pastor recogía su rebujal*; el mastín sendereaba* a los recentales y acudía a por las ovejas zagueras*. Arriba, despacio y recta volaba el águila, vigilándoles en su camino.
Toda la soledad estaba para el hombre llena del furor de los ojos del ave flaca y rubia; se sentía adivinado en sus pensamientos. ¿No hubo palomas enamoradas de hombres y corderos apasionados de mujeres? Pues el pastor y el águila se aborrecían.
"¿Desde dónde estará mirándome ahora?", se preguntaba de noche el pastor. Y escondió armadijos* cerca de la majada, y les puso cebo de carroña, de tasajo* y hasta el pan de su comida.
Despertábale un temblor de huesos, de aletazos, de gañiles*. En los cepos se retorcían raposas, grajas, perros, búhos...; y el pastor los aplastaba con sus esparteñas* y con sus manos. No eran ellos los aborrecidos, y porque no eran los aborrecía y los chafaba. Y una mañana su risa y su voz rodaron triunfalmente por el valle. El águila aleteaba, desgraciada y magnífica, sangrándole las garras entre los muelles de presas. Recostóse el pastor a su lado y estuvo aguardando todo el sol para regodearse mirándola; quiso verse dentro de sus ojos inmóviles de brasas redondas, y en esas lumbres se estremecía una frialdad de bravura y de de señorío indomable. Se los hubiera reventado, mordiéndolos como un fruto, lo mismo que ella a él, si el pastor hubiese muerto en el desamparo del monte. Pero, cegándola, ya no sabría que él la miraba. La miraba implacablemente. El águila entreabrió el pico convulso; se le doblaban las alas como unos hombros desventurados con su manto de hermosura a cuestas como una cruz. Vino el mastín; la rodeó latiéndole y humeándole las fauces. La cabeza del águila se erguía, toda tallada, sobre el azul, como la proa de una nave sobre el horizonte, y en sus ojos encendidos se reflejaba el perro, el pastor y un círculo gozoso de una mañana campesina.
"¿Cómo la mataré?", pensaba el pastor. ¿Cómo la mataría para que durase mucho muriendo? Entonces el mastín y el amo se miraron culpablemente; y el perro embistió. No pudo llegar a la cautiva, y le brincó la lengua en la tierra como un sacre* herido, y le crujieron las quijadas. "¡No te atreves con ella!", -le dijo sin voz la risa gorda del amo-. Era verdad: no se atrevía. En torno del águila bramaba el aire con el ímpetu de su aliento, de sus plumas erizadas, de su rencor trágico. Y al pastor se le hinchaban de rabia las venas de su frontal, porque tampoco él osaba agarrarla ni acometerla. Levántose de súbito, y se fue a su rancho. Dejó al mastín guardando el águila. No podía escaparse, pero es que no quería que descansara viéndose sola ni un instante. Un instante tardó el volver; trajo un bozal* viejo.
Acudió gente: un labrador, una vieja del caserío, un arriero que pasaba, un chico que iba a la escuela rural. Y le preguntaron:
-¿Es ésta el águila que te seguía siempre como tu alma?
El chico quería que se la diesen para holgarse en la lección*.
La vieja le pidió una pluma remera, y una uña, y el entresijo, para hacer remedios de aojamientos* y de enfermedades. Todos rodearon al águila y le pusieron el bozal de perro trenzándole las ataderas de alambre. Después la arrancaron del cepo como si ya fuese una oca. Le colgaba un dedo, y el pastor se lo quebró del todo, tirándoselo al mastín, que lo cogió de un brinco y enseguida lo soltó y le huía como si le diese la sensación de toda el ave. Se la llegaba el pastor a los ojos. Dentro de la reja del bozal, la cabeza del águila tenía un infortunio pavoroso, y su mirada ardía tan humanamente, que el pastor se la apartó, porque, estando tan cerca, le angustiaba el bozal, como si fuese él quien lo llevara clavado en su carne y en su sangre.
Todos la cogían, pasándola de brazo en brazo; la tentaban la pechuga, soplándole al pulmón para verle los piojos en la piel desnuda; le apretaban el pico, quitándole el resuello; sentían el palpitar de sus párpados; le rascaban las conchas y el callo de sus garfas*. Removióse todo el animal en una sacudida delirante; tronó un aletazo duro y brincó entre el sol.
Y la gente:
-Se morirá como un perro, un perro en el cielo y en las cumbres.
-Se morirá de reconcomio como una persona y cuando era feliz.
Y la miraban, riéndose. El águina iba entrándose en el azul, gloriosa y libre, con el bozal del perro.

El ángel, El molino, El caracol de faro (1921), Madrid, Biblioteca Nueva, 1938, pp. 31-35.

-Terrera: pegada a la tierra.
-Apuñazaba: golpeaba con los puños.
-Besana: tierra arada en surcos.
-Rebujal: rebaño.
-Sendereaba: guiaba, conducía.
-Armadijos: trampas, cepos para cazar animales.
-Tasajo: pedazo de carne cruda.
-Gañiles: estertores; respiración anhelosa, con ronquido sibilante, propia de los moribundos.
-Esparteñas: alpargatas de esparto.
-Sacre: ave rapaz.
-Bozal: aparato que se les pone en la boca a los perros para que no muerdan.
-Lección: aquí, escuela
-Aojamientos: males de ojo.
- Garfas: uñas corvas que forman la garra de algunos animales.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Pack Hostel + Hostel 2




Ya las tengo entre mi colección de DVD's... Se me cae la baba....
Aquí tenéis la carátula.
Sinopsis:
Hostel: Presentada por Quentin Tarantino (Kill Bill, vols 1&2) y escrita y dirigida por Eli Roth (Cabin Fever).
Es una película brutal e impactante sobre dos americanos (Jay Hernández de Friday Night Ligths y Derek Richardson de Dos tontos muy tontos) que viajan por Europa en plan mochilero y acaban siendo víctimas de un negocio mortal.
Hostel 2: Presentada por Quentin Tarantino (Kill Bill, vols 1&2) y escrita y dirigida por Eli Roth (Hostel, Cabin Fever).
Esta segunda parte se centra en tres jóvenes americanas que están estudiando en Roma y son atraídas a un albergue juvenil por una atractiva mujer que las vende como las siguientes víctimas de un macabro negocio.
Y aquí los extras:
Hostel
-4 pistas de comentario
Comentario del director Eli Roth.
Comentario del director y de los productores ejecutivos, con Quentin Tarantino.
Comentario del director y del productor.
Comentario del director e invitados, con Harry Knowles de Ain'tltCoolNews.com
-"Disección de HOSTEL". Reportaje "Tras las cámaras" en varias partes.
-"¡Acaba con el coche!". Reportaje interactivo de Ángulos Múltiples.
Hostel 2
-Comentarios
-Reportajes
-Escenas eliminadas.
-Tráilers promocionales.
Esto es to, esto es to, esto es todo amigos!!!!
¡¡Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!!

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Piratas del Caribe: En el fin del mundo en DVD

Hola, chicos y chicas! Estrenamos nueva etiqueta. Os iré poniendo las películas que me voy comprando originales, cómo son y los extras que las acompañan para que os hagáis una idea y saber si las queréis comprar o no.
Pues hoy me he comprado la tercera parte de Piratas del Caribe, una de mis películas preferidas y aquí os dejo un poco de información:
Justo cuando más le necesita, el Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp), el ocurrente y astuto encantador de piratas, está atrapado en un mar de arena en la bodga de Davy Jones. En una cada vez más débil alianza, Will Turner (Orlando Bloom), Elizabeth Swann (Keira Knightley) y el Capitán Barbossa (Geofrey Rush) emprenden un desesperado plan para encontrar y rescatar a Sparrow. El Capitán Jack es el último de los nueve Señores de la Piratería, quienes deben permanecer unidos hasta el último momento para preservar el estulo de vida pirata. Desde el exótico Singapur, hasta el fin del mundo y más allá, desde la Isla del Náufrago, a una batalla titánica, esta aventura está repleta de acción, humor irreverente y mitos de marineros y magia. Todo ha sucumbido en este retorcido, cambiante y salvaje viaje de capa y espada en el capítulo final de Piratas del Caribe.
CONTENIDOS EXTRA
-Keith y El Capitán:. En el Plató con Johnny Depp y El Rolling Stone
-Tomas Falsas del Caribe.
-Escenas Eliminadas con Comentario Opcional del Director Gore Verbinski.
-El Cuento de los Muchos Jacks.
-Anatomía de una Escena: El Maelstrom.
-Maestros del Diseño - Creando el Mundo Pirata.
-El mundo de Chow Yon-Fat.
-En la Asamblea de los Señores de la Piratería.
-El Maestro Pirata: La música de Hans Zimmer.
-Izad los Colores - La Historia Detrás de la Canción.
Keith y El Capitán: En el Plató con Johnny Depp y El Rolling Stone.
Euna excursión detrás de las cámaras por la dinámica relación entre estas dos leyendas vivientes.
Tomas Falsas del Caribe
Equivocaciones, fallos, meteduras de pata. Como quieras llamarlo, esta comedia está llena de divertidísimos errores.
Escenas Eliminadas
Me gustan los enigmas y Dos Capitanes, Un Barco son dos escenas que terminan en una sala de montaje. Diviértete aquí con ellas con el comentario opcional del director Gore Verbinski.
El Cuento de los Muchos Jacks
¿Qué es mejor que Johnny Depp? Muchos Johnny Depps. Tendrás una visión profunda al trabajo que lleva la creación de la escena de los Muchos Jacks y el diseño de producción del Jack bueno y del Jack malo.
Anatomía de una Escena: El Maelstrom
La titánica batalla en El Maelstrom fue tan espectacularmente monumental como lo fue su creación. Este contenido extra muestra cómo fue construida la escena, de principio a fin.
Maestros del Diseño
Conocemos a un espectacular equipo de diseñadores con estos cinco documentales: James Byrkit: El Mapa de Sao Feng; Crash McCreery: la Tripulación Maldita; Rick Heinrichs: Singapur; Penny Rose: El vestuario; Kris Peck: el Código.
El Mundo de Chow Yun-Fat
Esta película internacional tan carismática tuvo un gran éxito en El Fin del Mundo con el Pirata Señor de Singapur, gracias a su majestuosidad y el terror que causó. En idioma mandarín, Chow Yun-Fat, en este contenido extra subtitulado, discute su meteórico ascenso a la fama y su increíble experiencia en el episodio final de la trilogía de Piratas del Caribe.
En la Asamblea de los Señores de la Piratería
Los nueve Señores de la Piratería es un grupo muy granuja de importantes capitanes de los Siete Mares. Usando un sencillo menú interactivo. conoce de dónde vienen, explora sus personalidades únicas y echa un vistazo a su vestuario exclusivo.
El maestro Pirata: la música de Hans Zimmer. (Tenéis un vídeo cojonudo sobre Hans Zimmer en Cinemaspop)
Conoce en profundidad al compositor que creó la partitura para la trilogía de los piratas.
Izad los Colores
Descubre qué inspiró la canción original Hoist The Colours.
Esto es to, esto es to, esto es todo, amigos!!! :P
¡Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!

sábado, 17 de noviembre de 2007

Hi, Sally!!

Quentin Tarantino habla de su editora Sally Menke.
Aquí os dejo un vídeo para que vayáis abriendo boca de los extras del DVD de Death Proof, que el 12 de Diciembre tendremos entre nuestras manos. Y el 28 Planet Terror, no os olvidéis.
Además, si compráis ambas pelis en DVDGo, entraréis en el sorteo de una camiseta de Grindhouse. (Y puede que no sólo en DVDGo, pero eso ya no lo sé).



Espero que hayáis disfrutado con el vídeo
Agradecimientos: Alan, por haberme pasado el vídeo.

¡Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!
Actualización: Debido a las clases, exámenes y demás no he podido poneros otro pequeño relato, pero el próximo domingo tendréis uno ;).

viernes, 9 de noviembre de 2007

Sancha

Hoy estrenamos nueva etiqueta: Pequeños relatos. Aquí pondré breves cuentos que espero que sean de vuestro agrado. Empezamos con el primero: Sancha.

El bosque parecía alejarse hacia el mar, dejando entre sí y la Albufera una extensa llanura baja, cubierta de vegetación bravia, rasgada a trechos por la tersa lámina de pequeñas lagunas.
Era el llano de Sancha. Un rebaño de cabras, guardado por un muchacho, pastaba entre las malezas, y a su vista surgió en la memoria de los hijos de la Albufera la tradición que daba su nombre al llano.
Un pastorcillo como el que ahora caminaba por la orilla, apacentaba sus cabras en otros tiempos en el mismo llano.
Pero esto era muchos años antes, muchos... tantos, que ninguno de los viejos que aún vivían en la Albufera conoció al pastor; ni el mismo tío Paloma.
El muchacho vivía como un salvaje en la soledad, y los barqueros que pescaban en el lago le oían gritar desde muy lejos en las mañanas de calma:
-¡Sancha, Sancha!
Sancha era una serpiente pequeña, la única amiga que le acompañaba. El mal bicho acudía a los gritos, y el pastor, ordeñando sus mejores cabras, le ofrecía un cuenco de leche. Después, en las horas de sol, el muchacho se fabricaba un caramillo* cortando cañas en los carrizales y soplaba dulcemente. teniendo a sus pies al reptil que enderezaba parte de su cuerpo y lo contraía como si quisiera danzar al compás de los suabes silbidos. Otras veces el pastor se entretenía deshaciendo los anillos de Sancha, extendiéndola en línea recta sobre la arena, regocijándose al ver con qué nerviosos impulsos volcía a enroscarse.
Cuando, cansado de estos juegos llevaba el rebaño a otro extremo de la gran llanura, seguíale la serpiente como un gozquecillo* o enroscándose a sus piernas le llegaba hasta el cuello, permaneciendo allí como caída o muerta, y con sus ojos de diamante fijos en los del pastor, erizándole el vello de su cara con el silbido de su boca triangular.
Las gentes de la Albufera lo tenían por brujo y más de una mujer de las que tomaban leña en la Dehesa, al verle llegar con la Sancha en el cuello, hacían la señal de la cruz como si se presentase el demonio. Así comprendían todos, cómo el pastor podía dormir en la selva sin miedo de los grandes reptiles que pululaban en la maleza. Sancha, que debía ser el diablo, le guardaba de todo peligro.
La serpiente crecía y el pastor era ya todo un hombre cuando los habitantes de la Albufera no lo vieron más. Se supo que era soldado y que se hallaba peleando en las guerras de Italia. Ningñun otro rebaño volvió a pastar en la salvaje llanura. Los pescadores, al bajar a tierra, no gustaban de aventurarse en los altos juncales que cubrían las pestíferas lagunas. Sancha, falta de la leche con que la regalaba el pastor, debía perseguir los innumerables de la dehesa.
Transcurrieron ocho o diez años y un día los habitantes de Saler, vieron llegar, por el camino de Valencia, apoyado en un palo y con la mochila a la espalda, a un soldado, un granadero enjuto y cetrino, con las negras polainas hasta encima de la rodilla. Sus grandes bigotes no le impidieron ser reconocido. Era el pastor que regresaba. Llegó a la llanura pantanosa donde en otros tiempos guardaba sus reses. Nadie. Las libélulas movían sus alas sobre altos juncos con suave zumbido y en los charcos ocultos bajo los matorrales chapoteaban los sapos asustados por la proximidad del soldado.
-¡Sancha, Sancha! - llamó suavemente el antiguo pastor. Y cuando hubo repetido su llamamiento muchas veces, vio que las altas hierbas se agitaban y oyó un estrépito de cañas tronchadas, como si se arrastrase un cuerpo pesado. Entre los juncos brillaron dos ojos a la altura de los suyos y avanzó una cabeza achatada moviendo la lengua de horquilla, con un bufido tétrico que parecía helarle la sangre. Era Sancha, pero enorme, soberbia, levantándose a la altura de un hombre, arrastrando su cola entre la maleza hasta perderse de vista, con la piel multicolor y el cuerpo grueso como el tronco de un pino.
-¡Sancha!- gritó el soldado el soldado retrodeciendo a impulsos del miedo-. ¡Cómo has crecido...! ¡Qué grande eres!
E intentó huir. Pero la antigua amiga, pasando el primer asombro, pareció reconocerle y se enroscó en torno de sus hombres, estrechándole con un anillo de su piel rugosa sacudida por nervioso estremecimientos. El soldado forcejeó.
-¡Suelta, Sancha, suelta! No me abraces. Eres demasiado grande para esos juegos.
Otro anillo oprimió sus brazos agarrotándolos. La boca del reptil le acariciaba como en otros tiempos; su aliento le agitaba el bigote causándole un escalofrío angustioso, y mientras tanto, los anullos se contraían, se estrechaban hasta que el soldado, asfixiado, crujiéndole los huesos, cayó al suelo envuelto en el rollo de pintados colores de los anillos.
A los pocos días nos pescadores encontraron su cadáver, una masa informe con los huesos quebrantados y la carne amoratada por el irresistible apretón de Sancha. Así murió el pastor, víctima de un abrazo de su antigua amiga.
*Caramillo: flautilla de caña que produce un sonido muy agudo.
*Gozquecillo: perro pequeño.
Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928)

Espero que os haya gustado.
Cada domingo postearé uno nuevo.

Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!!

martes, 6 de noviembre de 2007

Four Rooms: The Misbehavers

Four Rooms... una película para morirte de risa...
Formada por cuatro historias unidas entre sí por un botones (interpretado por el gran Tim Roth). La tercera y la cuarta historia dirigidas por...... adivináis??? Robert Rodriguez y Quentin Tarantino!!!! SAKE TIBIO!! MUY BIEEEN!!!
Mi historia favorita es The Misbehavers, la de Rodriguez.
Así que aquí os dejo la historia en Versión Original y una parte que he encontrado en español.
En unos días tendréis la 4ª historia (la de Tarantino) en Cinemaspop, blog que lleva a cabo nuestro drugo Willhelm. Aquí os dejo los vídeos, que los disfrutéis.

CINEMASPOP AND THE HOUSE OF BLUE LEAVES ARE BACK!!


Primera parte




Segunda parte




Tercera parte




En español




ONLY THIS TIME... ARE BACK TO BACK!!

Y aquí un vídeo de propina sobre Kill Bill que me he encontrado. Para vosotros:




Qué viva Kill Bill y la madre que os parió!!