Una ida a Tokyo, por favor

Una ida a Tokyo, por favor
Si entras en La Casa de las Hojas Azules, puedes encontrar cualquier cosa. Cualquier cosa.

sábado, 14 de julio de 2007

La naranja mecánica


Pocas veces se ve una película como esta, yo por lo menos, la considero única. Me ha encantado y se la recomiendo a todo el mundo que no la haya visto.
Dirigida por Stanley Kubrick (que me está empezando a gustar este tio) y protagonizada por Malcolm Mcdowell, el de las pestañas jeje.
Bueno, pues aquí os dejo un argumento de la película y a ver cuándo me paso por la biblioteca para leer el libro, si es que está.

Ambientada en la Inglaterra del futuro, 1995, vista desde 1965, la película sigue la vida de un joven de dieciocho años llamado Alex DeLarge (McDowell) cuyos placeres son la música clásica (especialmente Beethoven), la violación y la ultraviolencia. Él es lider de una pequeña pandilla de gamberros, a los cuales se refiere como "drugos". Alex narra la mayoría del filme en "Nadsat", el argot contemporáneo que comprime el Eslávico (especialmente el ruso) con el inglés y el Cockney (por ejemplo rozzer -policía-, dugo -amigo-, malchick -muchacho- o moloco -leche-). Alex es irreverente y abusa de los demás; miente a sus padres para no ir a la escuela; en su cama tiene un cubrecama cubierto con senos de goma, un caro reproductor, una boa llamada "Basil" y mesita de noche repleta de botines de sus robos.

Después de faltar a clases, seduce a dos adolescentes en una tienda de discos; a pesar de no reconocer los nombres de sus estrellas favoritas, éste las lleva a su casa y copula con ambas de forma apresurada, al compás de la Apertura de William Tell.

Alex lleva a sus "drugos" a invadir una casa, golpean al escritor que vive en ella y violan a su esposa ante la mirada impotente de éste mientras Alex canta Singin' in the Rain. Despues, lidia con un intento de golpe de uno de sus "drugos" subordinados.

Eventualmente, Alex es capturado durante un robo, traicionado por sus "drugos" (uno al que Alex le había cortado la muñeca en respuesta a un reto a su autoridad como lider de la pandilla). Alex es golpeado en la cara con una botella llena de leche y queda ciego en la escena del crimen. Después de ser arrestado, descubre que la víctima del robo ha muerto: Alex es un asesino. Es sentenciado a 14 años de prisión.

Después de haber cumplido dos años, se le ofrece la libertad condicional, si se somete al tratamiento Ludovico, un terapia experimental de aversión, desarrollada por el gobierno como un estrategia para detener el crimen en la sociedad. El tratamiento consiste en ser expuesto a formas extremas de violencia a través de una pantalla, como un cine muy violento. Alex es incapaz de apartar la mirada de la pantalla ya que sus ojos son mantenidos abiertos gracias a unos ganchos. También es drogado antes de ver las películas, para que asocie las acciones violentas con el dolor que estas le provocan.

Así que, el tratamiento Ludovico, lo deja incapaz de ser violento (ni siquiera en defensa propia) y también incapaz de tocar a una mujer desnuda, pero, en un imprevisto efecto secundario, el tratamiento también lo hace incapaz de oír la Novena Sinfonía de Beethoven (fondo musical de una de las películas).

Sin la capacidad de defenderse, y de haber sido desahuciado por sus padres (éstos tienen alquilada su habitación a un huespéd, desechado su estéreo y tesoros y, aparentemente, mataron a Basil), Alex desanimadamente deambula por Londres. Pronto encuentra a viejas víctimas y dos de sus antiguos "drugos" (ahora policías) quienes lo golpean y casi ahogan.

Alex vaga por los bosques hasta llegar a la casa del escritor cuya esposa habían violado antes en la película. El escritor lo deja entrar antes de descubrir su identidad; luego, droga a Alex e intenta hacer que se suicide tocando una versión eléctronica de la Novena Sinfonía de Beethoven(Segundo Movimiento). Alex trata de 'evaporarse' (como el dice) saltando por una ventana, pero sobrevive.

Después de una larga recuperación en el hospital, Alex parece ser el de antes. En el hospital, el Ministro de Interiores (quien antes había seleccionado a Alex personalmente para el tratamiento Ludovico) visita a Alex, disculpandose por los efectos del tratamiento, diciendo que sólo seguía las recomendaciones de su equipo. El gobierno le ofrece a Alex un trabajo muy bien remunerado si acepta apoyar la elección del partido político (conservador), cuya imagen pública se vio seriamente dañada por el intento de suicidio de Alex y el controvertido tratamiento al que fue sometido. Anticipando su regreso al estrago, Alex narra el final de la película: "Definitivamente, estaba curado" mientras se ve una fantasía surreal de él mismo copulando con una mujer en la nieve, rodeado por damas y caballeros victorianos aplaudiendole, mientras se puede escuchar el último movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven de fondo.

5 comentarios:

alan dijo...

hola mia,te felicito por tu nuevo blog y espero poder ayudarte en lo k sea.a mi tmb me encanta esta pelicula pero te recomiendo sobretodo telefono rojo volamos hacia moscu y si kieres ma sinformacion del genio-maniaco y megalomano que hizo posible una obra tan eclectica y tan exitosa bajate el documental de kubrick:una videa en imagenes.
un saludo.

Indeep dijo...

Suerte con el blog!

Un saludo

Willhelm dijo...

Bueno esta entrada fue posible gracias a mi ¿no? quien sino te iva a decir que vieras esta pelicula y eso que decias q Malcom Mcdowell te daba miedo ains o no que aqui no hay el guiño del sudor joer bueno que despues de haber stado luchando por tu blog q esta muy bien por fin te puedo decir q sta muy bien y q ya te ire recomendando mas pelis Mia para q disfrutes tanto como yo.
Saludos pequeña cinefila.
Joer me duele la quijotera de tanto escribir XD.

Mía dijo...

Si, Will, jeje muchas gracias por todo. Es cierto que antes Alex me daba miedo... y ahora no. Ahora me gusta xD. Y nada... que gracias gracias gracias gracias.
Y que no, aquí no hay el icono del sudor xD.

Anónimo dijo...

Sin duda, obra maestra absoluta, a mí posiblemente sea la que más me impactó de Kubrick. Aunque el genio neoyorquino está repleto de joyas, y eso que solo hizo 13 pelis en su vida. Su perfeccionismo exagerado le privó de poder ofrecernos más pelis como ésta, aunque seguramente sin ese perfeccionismo no hubiera existido ninguna peli así. Enamorado de Kubrick desde que me enamoré cieguísimamente del cine, hace algo más de año y medio -tengo 16-. Desde su primera peli que ví, la brutal Senderos de Gloria, totalmente recomendable alegato antibelicista con escenas inolvidables, bajo la magistral dirección de uno de los más grandes. Esos travellings por las trincheras, el juicio, fusilamientos, y ese final, único, esos personajes, tan cabrones o tan honorables, esos juegos con las sombras, el blanco y negro, Kirk Duglas... quedé prendado de su arteDespués están Atraco perfecto -insiradora de esa otra obra mestra del cine moderno que es Reservoir dogs-, insuperable rompecabezas, 2001, junto a Blade Runner la mejor peli de ciencia ficción de la historia, Teléfono rojo, increíble parodia de la guerra fría, la injustamente olvidada Barry Lyndon, Espartaco, El resplandor -mi peli de terror favorita, o una de ellas-, La TREMENDA La chaqueta metálica, sensacional, nuevamente mensaje antibelicista, antibélico, despertador de conciencias, excepcional, maravillosamente dirigido por Kubrick, en la que sería su última gran obra, y de la que me quedo con la primera parte.
La verdad es que la elección es dificilísima, pero yo creo que me quedo con 'La naranja'o Senderos de gloria.
Un abrazo ;)